DestacadosEspiritualidad

La Futuwah

La Futuwah
La caballería espiritual islámica
Por Fernado Soto
El término “Futuwah” puede ser entendido como “caballería espiritual”. Podemos comprenderlo entonces como el conjunto de atributos del “fatá”, atributos que están directamente vinculados a su realización espiritual.
Fatá es: El joven o adulto, en la plenitud de sus fuerzas, en el mediodía de su existencia, que está dispuesto a ofrecer su vida por ideales superiores, que han sido trazados de antemano por todos los profetas, y muy especialmente por el sello de la profecía, el profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él).
El término Futuwah empieza a ser utilizado en tierras del Islam, más precisamente en la región de Persia, y estaba asociado a grupos de jóvenes practicantes de artes marciales o ligado a gremios o ciertos oficios relacionados con armas. Esta es la primera forma en la que el término es utilizado, la segunda es una más profunda, y se vincula con círculos sufíes.

La importancia de la excelencia del comportamiento en la tradición islámica
Existe una idea de elite que es amiga de Allah (swt), la cual para acceder a ese grado, a pasado por sucesivos estadíos, en los cuáles su elevación espiritual es variada. La élite compuesta por obviamente, los profetas, pero también otras categorías como los “Siddiqin” (los verídicos), los “Shuhada” (testigos o mártires) o los “Salihin” (hombres de bien) (Al Sulami, 1991)
Existe un Hadiz ligado directamente a la capacidad del hombre de adorar a Dios a través de su comportamiento: “Es adorar a Dios como si Lo vieras, pues aunque no Lo veas, El te ve”. Es la Divinidad misma quien afirma en el libro de libros, el Corán, que no ha hecho a los genios y a los hombres, sino para que Lo adoren [Corán 51: 56]. Y la excelencia en el comportamiento, es sin duda, la única vía de dar testimonio de la creencia.
Dentro del sufismo, la idea de nobleza está vinculada no sólo al linaje sanguíneo, sino también a la nobleza que se manifiesta a través del comportamiento humano. Existe un célebre Hadiz del Profeta (saw): “He sido enviado para perfeccionar la nobleza del comportamiento”. Es el Arcángel Gabriel quien le dice a Muhammad (saw): “Oh Muhammad, te he traído la perfección del comportamiento […] consiste en que perdones al que ha sido injusto contigo, que des al que te niega su dádiva, que visites al que se ha desviado de tí, que te apartes del que da pruebas de incomprensión hacia tí, y que practiques el bien con el que actúa contigo por el mal”. Es el Profeta el ejemplo de caballero, el modelo a seguir. Sin embargo, también lo es Abraham (Ibrahim) con su fuerza para destruir los ídolos, Moisés cuando le pide a Khidr (as) la posibilidad de ser su discípulo, para ser instruido en el “camino recto”.

Los sufíes, intérpretes de una concepción profunda de Caballería
Es en Persia, como dijimos anteriormente,y más precisamente en la región del Jorasán,donde surge un sabio llamado Abu Abd Al Rahman Al Sulami. Al Sulami ( 1021) codifica para las generaciones posteriores en su obra “Futuwah” lo que vendría a ser un texto que contiene todas las virtudes, recopiladas través de distintas tradiciones (Hadiz y Corán especialmente) que se remontan al tiempo de los profetas y especialmente a la época del sello de la profecía, Muhammad (saw). En dicha obra hallamos comentarios, consejos y alusiones a otros maestros de la senda espiritual.
Ibn Arabi de Murcia, llamado el “Shaykh Al Akbar” (el más grande los maestros), también hizo uso de la tinta para plasmar a través de sus textos sobre Caballería espiritual enseñanzas que provienen de una profunda raíz Abrahámica. En su libro, cada profeta realiza la Futuwah, de un modo que varía, sin embargo, muestran a través de sus actos su amistad con la Divinidad, su proximidad a Allah (swt) (Ibn Arabi, 2006, p. 13)

Según Hassan Al Basri (728) la Futuwah era una ciencia útil, que se reconocía por sus acciones, no por sus palabras.
Yunayd, otro sabio persa (910),dijo que la Futuwah consiste en abolir la visión (del yo, del ego) y romper todos los lazos (que impidan la relación directa con la Divinidad).
Respondiendo a Yunayd, Abu Hafs le contestó: “Lo que dices es muy hermoso, pero para mí la Futuwah consiste sobre todo en obrar con rectitud y en no exigir al prójimo que haga otro tanto.”
Finalmente, para Suhrawardi (1191) la Futuwah es la médula de la Sharia (ley), de la Tariqa (camino) y de la Haqiqa (verdad).
Esperamos que este breve escrito sirva para entender un poco más acerca de la vida militar medieval islámica, y que ilumine algo el concepto de “caballero”, desde una perspectiva musulmana.
Un caballero musulmán tenía un sentido ético y profundamente espiritual de la vida, una vida centrada en Dios, su ley y sus ejemplos a seguir. Eso era virtud caballeresca.

Referencias
Ibn Arabi (2006) Tratado sobre la caballería espiritual. Trad., intro. y notas de Andrés Guijarro. Edaf.
Al Sulami F.S (1991) Tratado de Caballería Sufí. Intro. y notas por Faouzi Skali.
Coran (2010). Trad y coment. Raúl González Bórnez. Supervisado por el Centro de Traducciones del Sagrado Corán.

    Etiquetas
    Mostrar más

    Fernando Soto

    Historiador. Profesor de cultura islámica.

    Publicaciones relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¡Gracias por enviar tu comentario!
    Botón volver arriba
    Cerrar
    Cerrar

    Ad block detectado

    Por favor ayúdanos desbloqueando tu Ad Block. Recuerde que los anuncios nos ayudan a mantener el portal. Gracias por tu colaboración :)