Opinión

Dictámenes religiosos sobre el ayuno en tiempos del Coronavirus

Dictámenes religiosos sobre el ayuno en tiempos del Coronavirus.

Por Muhammad Abu Alhud Abu Abderrahmán

 

Protegerse y cuidarse forma parte de los cinco objetivos principales de la Sharia Islámica. La jurisprudencia musulmana señala que los dictámenes de la Sharia tienen por objetivo proteger cinco elementos fundamentales para los diferentes tipos de dictámenes. Se trata pues de las cinco necesidades: proteger la religión, protegerse, proteger el dinero, proteger el honor y proteger la mente.

Conforme a la Sharia, protegerse es uno de los objetivos del Islam y uno de las cinco necesidades imprescindibles para velar por los intereses mundanos y religiosos de los musulmanes. Por ello, la Sharia dictó una serie de dictámenes, con el fin de protegerse del mal y evitar cualquier carencia o deterioro.

Diferentes aleyas coránicas y hadices del profeta Muhammad, la paz sea con él, tratan sobre de la necesidad de protegerse, construyen las bases necesarias para ello, favorecen la permanencia del ser humano y permiten que sea feliz a corto y a largo plazo. Alá, El Altísimo dijo: “No os entreguéis a la perdición” [La Vaca: 195].

Por todo ello, es necesario aclarar una serie de dictámenes de la Sharia sobre el ayuno en tiempos del Coronavirus:

PRIMERO.- Dictamen sobre el cierre de las mezquitas durante el mes de Ramadán, conforme a las investigaciones científicas e informes médicos especializados:

Los informes médicos afirman por unanimidad que la expansión del virus se debe a la mezcla y hacinamiento de las personas. Las referencias de la Sharia y las normas de la jurisprudencia apoyan la prohibición de las aglomeraciones y la interrupción del rezo del viernes y de los rezos colectivos, con el fin de evitar la expansión del virus, causada precisamente por la mezcla y hacinamiento de las personas en un mismo lugar. Juntarse en un mismo lugar supone un grave daño para uno mismo y para los demás. Y esto está prohibido categóricamente por el islam. Alá, El Altísimo dijo: “No os entreguéis a la perdición” [La Vaca: 195].

Asimismo, los dichos del profeta señalan la necesidad de ser prudentes durante la expansión de las pandemias. El profeta de Alá, la paz sea con él, dijo: “Una persona enferma no debe juntarse con otra sana”. [Dicho

acordado]. Y dijo, según Al-Bujari: “Huye del contagioso como si huyeras de un león”. Y también dijo: “Si os enteráis de la existencia de una plaga en algún lugar de la tierra, no vayáis y si ocurre en un lugar donde os encontráis, no salgáis de él”. [Dicho acordado].

El profeta Muhammad, la paz sea con él, ordenó que las personas sanas no se mezclaran con las personas con enfermedades contagiosas. El imán Muslim narró: “En la delegación de la tribu de Taqif había un leproso. Entonces, el profeta, la paz sea con él, le hizo llegar el siguiente mensaje: “Tienes nuestro apoyo, pues regresa al lugar de donde has venido”. [Dicho acordado].

… Conforme a las bases de la sagrada Sharia, “No existe ningún daño en lo que Alá prescribió para sus siervos. Con esto, prohíbe a los creyentes que se dañen o dañen a los demás”. De esta norma nace otra y es la siguiente: “Hay que evitar causar daños en la medida de los posible”.

El imán Al-Bujari y el imán Muslim narraron, según Jaber Ibn Abdallah, Alá esté satisfecho de él, que el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Quien coma ajo o cebolla, que se aparte de nosotros… que no venga a nuestra mezquita y que se quede en casa”. El imán Muslim narró que Omar Ibn Al Jattab, Alá esté satisfecho con él, dijo en un sermón del viernes: “¡Oh, gente!, veo que os estáis alimentando de dos plantas que, a mi parecer, son perjudiciales: la cebolla y el ajo. El profeta, la paz sea con él, mandaba salir de la mezquita hacia Al-Baqi a todo hombre que olía a ajo o cebolla. Y yo lo vi. Pues, a todo quien consuma estos alimentos debe cocinarlos muy bien antes”.

Teniendo en cuenta el hecho de comer ajo y cebolla, ya podéis qué ocurriría ante una enfermedad contagiosa como el Coronavirus. Por ello, hay que proteger a los demás y evitar causar daños, carencias y enfermedades. El hecho de no acudir a las mezquitas para evitar el contagio es un deber porque hacerlo puede causar graves daños.

SEGUNDO.- Dictamen sobre la desobediencia de la decisión del Estado relativa al cierre de las mezquitas:

La legislación de los dictámenes de la Sharia tiene por objetivo principal beneficiar los intereses de las personas a corto y largo plazo y pretende protegerlas de cualquier daño. Y este es el objetivo fundamental de los Mensajeros de Alá. El interés de las personas está por encima de los rituales religiosos. El Estado y las autoridades competentes ordenaron el cierre de las mezquitas durante el rezo del viernes y los rezos colectivos, prohibieron el

rezo de los tarawih y los demás rituales porque la aglomeración de un número importante de personas provocaría el contagio y la expansión del virus. Los feligreses podrían caer enferma e incluso morir. Lo cual causaría un grave daño para la sociedad.

Por este motivo, las personas deben permanecer en sus casas y, si lo desean, pueden realizar los rezos obligatorios y los tarawih junto con los miembros de su familia en sus propias casas. Quienes no respeten las órdenes dictadas por el Estado serán castigados por la ley por exponerse y exponer a la sociedad a un grave peligro. Por ello, los feligreses no deben violar esta decisión, acudiendo a la mezquita a rezar, aunque sea en pequeños grupos una vez cerradas las puertas, ni realizar el rezo del viernes y los rezos colectivos detrás de las puertas cerradas, ni tampoco rezar delante de la mezquita o en las plazas o azoteas de las casas. Todos estos comportamientos se considerarían una violación de las decisiones gubernamentales y de los dictámenes de la Sharia que señalan que “No existe ningún daño en lo que Alá prescribió para sus siervos. Con esto, prohíbe a los creyentes que se dañen o dañen a los demás” y que “Evitar el daño está por encima de cualquier beneficio o interés”.

En términos generales, las personas deben respetar todas las decisiones aprobadas por el gobierno, con el fin de salvar el país y a las personas de esta pandemia. Si uno no respeta estas decisiones y, por consiguiente, acaba enfermo o contagia a otra persona, habría cometido un grave pecado el Día del Juicio Final, por conocer de antemano el alcance del daño que este virus provocaría sobre él y sobre las personas que le rodean y por vivir de forma irresponsable.

Existen varios textos coránicos y hadices de la Sharia que aluden al deber de obedecer a los sistemas y leyes gubernamentales que protegen la Umma de los daños, perjuicios y peligros de la vida cotidiana. A continuación, cito los siguientes textos:

1.- Alá, El Altísimo dijo: “¡Creyentes! Obedeced a Alá, obedeced al Enviado y a aquéllos de vosotros que tengan autoridad. Y, si discutís por algo, referidlo a Alá y al Enviado, si es que creéis en Alá y en el último Día. Es lo mejor y la solución más apropiada.” [Las Mujeres: 59].

En esta cita coránica, “a aquellos de vosotros que tengan autoridad” se refiere a los sistemas y leyes gubernamentales que benefician el interés general de las personas y los protegen de problemas de índole religiosa, social, económica y sanitaria.

2.- El profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Uno debe obedecer en lo bueno y en lo malo, le guste o no, siempre que ello no se contradiga con los mandatos de Alá…” [Escrito por Al-Bujari (2955) y Muslim (1739)].

Este hadiz se refiere a que hay que obedecer, en lo bueno, a los sistemas gubernamentales que regulan los asuntos e intereses, garantizan la seguridad, protegen a los más débiles, castigan a los injustos y garantizan la vida de las personas en todos sus aspectos.

3.- El profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Quien obedezca al emir, me obedece a mí y quien le desobedezca, me desobedece a mí…” [Escrito por Al-Bujari (2957 y Muslim (1839)].

Es decir, el profeta, la paz sea con él, equiparó la obediencia a la autoridad y a los sistemas del Estado que favorecen el interés general y defienden a las personas con la obediencia a Alá, El Altísimo y al profeta Muhammad, la paz sea con él… por proteger a la Umma, defender la sociedad contra el enemigo, proteger el Estado contra los riesgos y peligros y evitar que las personas se hagan daño mutuamente.

TERCERO.- Dictamen sobre la propagación del contagio entre personas:

Si una persona comete el delito de transmitir el virus con el fin de provocar un daño público y si el objetivo del transmisor del contagio, sea enfermo, médico o especialista, es la propagación de la enfermedad entre las personas, se considerará, sin duda, un pecado por cometerse de forma intencionada. En este caso, el Estado y las autoridades competentes deben tratar a la persona responsable del contagio como si fuera un criminal, por destruir vidas y atacar a inocentes y deben castigarlo como tal.

Esto es un ejemplo de la corrupción en la tierra y de la Hiraba que Alá, El Altísimo señala en la siguiente aleya: “Quienes hacen la guerra a Alá y a Su Enviado y se dan a corromper en la tierra serán asesinados sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies, o desterrados del país. Serán desacreditados en esta vida y sufrirán un terrible castigo en la otra.”. [La Mesa: 33].

En términos generales, existe una serie de referencias religiosas que prohíben que las personas causen daño a otras:

1.- Alá, El Altísimo dijo: “Los que hacen daño a los creyentes y a las creyentes, sin haberlo éstos merecido, son culpables de infamia y de pecado manifiesto.”. [La Coalición: 58].

El contagio de la enfermedad y el intento de causar perjuicio también es “hacer daño”.

2.- Alá, El Altísimo dijo: “Por esta razón, prescribimos a los Hijos de Israel que quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad.”. [La Mesa: 32].

Esta aleya indica la gravedad del hecho de matar a una persona o intentar destruirla. En este contexto, se incluye también a quienes contagien la enfermedad y provoquen la muerte de otros. Estas personas se consideran asesinas y como si mataran a toda la humanidad.

3.- Alá, El Altísimo dijo: “Y quien mate a un creyente de forma premeditada, el infierno eterno será su castigo. Provocará la ira de Alá y Éste le maldecirá y le dará un castigo terrible”. [Las Mujeres: 93].

4.- Según el hadiz de Abu Shuraih, Alá sea satisfecho con él, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Juro por Alá que no tendrá fe, juro por Alá que no tendrá fe, juro por Alá que no tendrá fe”. “¿A quién te refieres, oh, profeta de Alá?”, dijeron. Y el profeta contestó: “A quien no causa ningún mal a sus vecinos”. [Narrado por Al-Bujari].

Según el hadiz de Abu Huraira, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “No entra al paraíso quien su vecino no se libra de su bawaiq”. [Narrado por Muslim]. Bawaiq significa males y desgracias. Esto incluye las enfermedades y el contagio entre personas, en particular, vecinos.

5.- Según Abdallah Ibn Omar Ibn Al As, Alá esté satisfecho de él, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “El verdadero musulmán es aquel de cuya lengua y manos están a salvo los musulmanes”. [Narrado por Al- Bujari].

6.- Un hombre entró al paraíso por apartar una rama de un camino recorrido por personas… es para que sepáis la gravedad de causar daño a las personas y la importancia de evitar cualquier mal. Según el hadiz de Abu Huraira, Alá esté satisfecho de él, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Una persona mientras paseaba, tropezó con la rama de un árbol por el camino y pensó: “Juro por Alá que apartaré esta rama para que no cause daño a los musulmanes, pues así entraré al paraíso”. [Narrado por Al-Bujari y Muslim].

7.- Evitar que las personas sufran daño o ayudarlos a salir de los problemas es una prioridad. Abu Barza, Alá esté satisfecho con él, dijo: “¡Oh, profeta de Alá!, enséñame algo que pueda ser beneficioso para mí”. Y el profeta contestó: “Fíjate en lo que pueda causar daño a los demás y apártalo de su camino”. [Narrado por Ahmad].

Los musulmanes necesitan de estas buenas modales para ponerse cada uno en el lugar del otro; para que ninguno perjudique a otro y para que se precipiten para evitar el mal que pueda padecer otros, con el deseo de hacer una buena obra.

CUARTO.- Dictamen sobre la celebración de festines y la recepción de invitados durante el mes de Ramadán en tiempos del Coronavirus:

En base a la necesidad de proteger la vida de las personas y conforme a la visión manifiesta de las normas dictadas por la Sharia para favorecer la felicidad y proteger la vida del ser humano y no al contrario, y en tiempos de pandemia, propagación del contagio y presencia de enfermedades contagiosas, el Islam prohíbe la celebración de festines y la recepción de invitados para evitar la propagación de la enfermedad y su transmisión entre las personas.

Numerosas referencias de la Sharia tratan sobre la necesidad de protegerse del mal y prohíben aceptar las invitaciones a dichos festines, entre otros, el hadiz de Abu Huraira, Alá esté satisfecho de él. Según este hadiz, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Una persona enferma no debe juntarse con otra sana”. [Libro de Sahih Al-Bujari: 5771].

Este hadiz desaconseja los musulmanes a juntarse con otras personas en tiempos de pandemia para evitar el contagio y la propagación de la enfermedad tras asistir a festines, celebraciones y actos similares.

El profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “No existe ningún daño en lo que Alá prescribió para sus siervos. Con esto, prohíbe a los creyentes que se dañen o dañen a los demás”. [Escrito por Al-Shafei en Al Um (8/639), por Malek en Al Mawtei (2/745) y por Al-Bayhaqi (11718)].

La celebración de los festines y la invitación a asistir a ellos van en contra de las decisiones de los sistemas y leyes generales del Estado, aprobadas para proteger a las personas. Cabe recordar que la obediencia a la autoridad es un deber y supone obedecer a Alá, El Altísimo y a Su profeta Muhammad, la paz sea con él.

Respetar las órdenes de la autoridad y del Estado que conllevan un beneficio para la Umma es una de las obediencias que acercan el creyente a Alá, aunque estas impliquen aparentemente una restricción de la libertad a la que el individuo no estaba acostumbrado. En este caso, el interés común prevalece y está por encima del interés particular. En el Islam no hay lugar para el egoísmo, sobre todo si puede causar daños a terceros. Asimismo, cabe recordar que las personas que reciben una invitación a asistir a un festín o una comida durante el mes de Ramadán no están obligados a responder a dicha invitación. Aceptar la invitación está prohibido por el Islam, conforme al acuerdo unánime de las cuatro escuelas jurisdiccionales: El madhab hanafi, el madhab malikí, el madhab shafeí y el madhab hanbalí. La unanimidad se equipara a que la aceptación de la invitación no es obligatoria en presencia de un mal o un hecho contrario al interés de las personas y de la Umma.

CINCO.- Dictamen sobre la obligación de acatar las indicaciones médicas:

Seguir las indicaciones médicas y acatar las decisiones tomadas por las autoridades gubernamentales es un deber legítimo porque son beneficiosos para el individuo y para la sociedad. No obstante, la violación de las órdenes del sistema gubernamental está prohibido por la Sharia.

Los preceptos, principios y mandatos del Islam insisten sobre el cuidado del cuerpo y de la salud. De allí la necesidad de acudir al médico en caso de padecer una enfermedad. El profeta Muhammad, la paz sea con él, ordenó a los miembros de la Umma para que se mediquen y sigan las indicaciones médicas para poner fin a la enfermedad y evitar su propagación.

El profeta, la paz sea con él, dijo: “Medicaros, pues Alá no creó ninguna enfermedad sin su remedio, excepto la muerte por vejez”. [Escrito por Abu Daoud (3855), por Al-Tirmidi (2038) y Ibn Maja (3436)].

Según Abu Massoud, Alá esté satisfecho de él, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Alá no creó ninguna enfermedad sin su remedio, pues medicaros”. [Escrito por Al-Nisai en Al Sunan Al Kubra (6865), con una ligera diferencia, y por Ibn Maja (3438)].

Según Abu Huraira, Alá esté satisfecho de él, el profeta Muhammad, la paz sea con él, dijo: “Alá no creó ninguna enfermedad sin su remedio”. [Escrito por Al-Bujari (5678), y Al-Nisai en Al Sunan Al Kubra (7555)… y por Ibn Maja (3439)].

Asimismo, la Sharia trató sobre la necesidad de protegerse del mal y los textos legítimos insisten sobre la importancia del cuidado del cuerpo. El Islam estableció una serie de bases simples y complejas que permiten alcanzar este objetivo, entre otras, la higiene bucodental y corporal mediante el uso de siwak y las abluciones frecuentes, la higiene personal permanente y continua para protegerse de la contaminación, el cuidado de la salud personal, conforme al siguiente hadiz del profeta Muhammad, la paz sea con él, “Tu cuerpo y tus ojos tienen derecho sobre ti”.

Además, existen otras normas como el interés por el confinamiento por razones sanitarias con el fin de evitar el contagio. El profeta Muhammad, la paz sea con él, comentó lo siguiente al respecto: “Huye del leproso como si huyeras de un león”. Por este motivo, el Islam prohíbe la violación de las indicaciones médicas que protegen la salud del individuo y de la sociedad.

SEIS.- Dictamen sobre la limosna y la zakat durante el Coronavirus:

Debido a la propagación de la pandemia del Coronavirus y ante las posibilidades de contagio a la hora de entregar la zakat de al fitr a finales del sagrado mes de Ramadán, la distribución de ayudas económicas y productos alimenticios entre las personas pobres y necesitadas deberá realizarse en coordinación con las autoridades competentes; médicas y gubernamentales, con el fin de adoptar las medidas adecuadas para hacer llegar las ayudas a las personas más desfavorecidas. Hay que actuar de forma ordenada para evitar la propagación y expansión de la pandemia entre la población.

La distribución de las ayudas económicas y alimenticias se puede realizar en coordinación con las autoridades religiosas de las zonas correspondientes. Le pido a Dios que nos proteja a todos y ponga fin a esta desgracia que aflige a la humanidad.

Fuente
Página del autor
Etiquetas
Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Customer Reviews

5
0%
4
0%
3
0%
2
0%
1
0%
0
0%
    Showing 1 reviews

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Gracias por enviar tu comentario!
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Ad block detectado

Por favor ayúdanos desbloqueando tu Ad Block. Recuerde que los anuncios nos ayudan a mantener el portal. Gracias por tu colaboración :)