ArtículosDestacados

Breve análisis del término “Sunna” a la luz de la Revelación Coránica.

Breve análisis del término “sunna” a la luz de la Revelación Coránica.

La paz sea sobre todos vosotros.

Por lo general, el significado de “sunna” se entiende como la aplicación del “proceder” de un determinado profeta que nos llega a través de testimonios cuya autenticidad está supeditada a la opinión de ciertos ulemas o escuelas de pensamiento. Dicha interpretación del término “sunna” nace de la propia “tradición islámica”; es decir, de un conjunto de dichos y opiniones que recoge el hombre durante los primeros siglos del “Islam” en distintos puntos geográficos.

Es importante señalar que este “corpus post-coránico”, además de ser ajeno a la Revelación, está fuera de la Protección de Allah. Se trata de una evidencia expuesta en el propio Libro (15:9) que puede ser fácilmente confirmada por cualquier estudio comparativo de las dos fuentes.

-La raíz del término “sunna”:

El sentido básico de la raíz con la que se construye la palabra sunna” (س ن ن ) está relacionado con algo que posee continuidad. A su vez, dicha raíz está ligada a otras dos: (س ن ه) algo que cambia o se altera con el transcurso del tiempo y (س ن و) como algo que está sujeto a un determinado periodo de tiempo.

El término “sunna” dentro del contexto coránico:

La raíz (س ن ن ) se repite 21 veces a lo largo del Corán, dando vida a términos cuyo significado, según el léxico árabe, pueden interpretarse de 5 maneras distintas: una situación/ un camino/ una práctica/ la formación de algo/ un diente.

Debemos saber que la expresión “sunna del profeta” no aparece citada de forma explícita en ningún lugar del Sagrado Corán. Sin embargo, podemos leer hasta 8 veces las palabras Sunna de Allah dentro de los 5 versículos que citamos a continuación:

Corán 33:38 Que no tenga reparos el profeta a la hora de establecer lo que Allah ha decretado como Precepto, conforme al “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah) para quienes vivieron antes. Y la Orden Divina es un decreto que ha de cumplirse.

El contexto del versículo en este caso señala que la orden establecida por Allah debe cumplirse independientemente de aquello que la cultura o pensamiento de la época pueda determinar como aceptable o inaceptable. Evidentemente, el cumplimiento de cualquier precepto coránico conlleva siempre beneficio para el conjunto de la sociedad, ya que la “aplicación” materializará la justicia, misericordia y sabiduría divinas que corresponda en aquél momento.

Corán 33:62 Tal ha sido el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah) con los que vivieron antes. Y no hallarás cambio alguno en el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah).

El contexto de este versículo trata sobre todo ataque dirigido a la parte más frágil o indefensa de una sociedad, ya que los términos citados no se limitan a describir únicamente al género femenino, se considera un acto de abuso que no tiene cabida en una sociedad islámica. Por ello, este tipo de injusticias deben detenerse con toda contundencia. Esta orden ha sido prescrita por Allah a través de las Revelaciones y debe cumplirse de forma obligatoria. Dicha “contundencia” ha sido establecida desde el Conocimiento Divino, que es superior al conocimiento “cambiante” que nos puede ofrecer cualquier estudio psicológico o análisis del comportamiento humano pensado por el hombre. Solo Allah conoce la naturaleza humana en su forma completa.

Corán 35:43 Y no paran de tramar maldades. Pero quien trama maldad, termina siendo víctima de ella… Y ¿qué pueden esperar sino la suerte de aquellos transgresores del pasado? Este es el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah). Y no hallarás cambio alguno en el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah).

Aquí, el contexto del versículo define que la ley de la “Justa Retribución” que Allah ha establecido para sus criaturas -o ley “Causa Efecto”- es una realidad cuyo cumplimiento es inevitable. Es evidente que se trata de una norma de vida; por tanto, no guarda relación con el cumplimiento de un precepto.

Corán 40:85 Sin embargo, su certeza no les sirvió de nada, pues la Justa Retribución ya les había alcanzado. Este es el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah), el que siempre ha aplicado a Sus siervos. Así pues, quien rechaza la Verdad se está perdiendo a sí mismo.

El contexto del versículo define aquí que la ley de la “Justa Retribución” – o ley “Causa Efecto”- establecida por Allah para sus criaturas es una realidad que no va a dejar de cumplirse. Tenemos un plazo para actuar. Llegado el momento, no hay marcha atrás. Es una norma de vida; por tanto, no guarda relación con el cumplimiento de un precepto.

Corán 48:23 Este es el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah), que ha estado en vigor desde el pasado. Y no hallarás cambio alguno en el “proceder inmutable de Allah” (lit. Sunna de Allah).

El contexto del versículo define aquí que la victoria y protección divina está asegurada para quienes cuentan con una certeza basada en el compromiso y la acción. El beneficio otorgado por Allah queda así supeditado al cumplimiento de los preceptos divinos, algo que debería recordar toda comunidad que se haga llamar “islámica”, ya sea en el presente o en el futuro)

-Desde el Corán, la “Sunna de Allah” se entiende como:

1) La Orden de Allah que debe ser cumplida y establecida como tal. Aparece en todas las Revelaciones Anteriores como Precepto Divino. Su materialización depende exclusivamente de la acción humana. Si se cumple, se obtiene beneficio. Si se rechaza, pérdida.

2) Las Leyes Inmutables con las que Allah ha establecido el Orden en el universo. Estas leyes no se limitan a sostener las estructuras físicas que aparecen en el mundo, ya que abarcan todos los asuntos relativos a Su Creación: la “ley Causa-Efecto”, por ejemplo, es la responsable de la salvación o perdición del ser humano. Esta “auto-imposición” del Creador en relación a Su propio modo de actuar solo puede considerarse como una muestra de Su Inmensa Misericordia, pues a través de la “inmutabilidad de sus leyes” sabemos que no existen “caprichos del destino”. La “Sunna de Allah” nos proporciona la certeza de que todo suceso en esta vida -siendo unas veces prueba y otras castigo o recompensa- está sujeto a una Justicia Divina, la cual tiene en cuenta el anhelo y esfuerzo del ser humano.

Así es como la Sunna de Allah” es “algo que posee continuidad”, ya que nunca ha dejado de ejecutarse; por su naturaleza y función, ha de mantenerse intacta hasta el final de los tiempos. Por el contrario, la “sunna” establecida por el hombre es “algo que cambia o se altera con el transcurso del tiempo” y “algo sujeto a determinados periodos de tiempo”; por su naturaleza y función irá apareciendo y desapareciendo, de forma intermitente, hasta el final de los tiempos.

Y solo Allah es la fuente de toda Misericordia y Salvación.

La paz sea sobre todos vosotros.

    Etiquetas
    Mostrar más

    Publicaciones relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ¡Gracias por enviar tu comentario!
    Botón volver arriba
    Cerrar
    Cerrar

    Ad block detectado

    Por favor ayúdanos desbloqueando tu Ad Block. Recuerde que los anuncios nos ayudan a mantener el portal. Gracias por tu colaboración :)